123 Centro Maestro de Bienestar::¿Te enganchas con lo negativo?

¿Te enganchas con lo negativo?

El ser humano tiende a recordar lo malo y olvidarse de lo bueno. Es adaptativo. 

No lo podemos evitar. Aquello que nos hizo daño, se queda más tiempo con nosotros, pensando que recordándolo será una buena manera de anticiparnos si vuelve a ocurrir. 

Esto, que puede tener cierta lógica, nos puede llevar a centrar nuestra vida solo evitando lo que nos ha causado dolor. 

Y olvidando o menospreciando aquello que nos ha hecho dichosos o felices. Cambiar este patrón de pensamiento exige un duro trabajo. 

Cuando algo bueno nos ocurre, pensamos que ha podido ser fruto de la casualidad, de la suerte, y en mucha menor medida de lo bien que lo hemos hecho. 

La conocida frase de añorar lo que no tenemos y valorar lo que sí, encierran una doble lección. La que puede venir derivada de tener ambición de querer conseguir más cosas, de crecer, en definitiva. 

Y eso es bueno, siempre que partamos de una apreciación Y cariño hacia nosotros mismos. La segunda lección es la que puede ser realmente destructiva. Porque nos lleva a pensar que nunca somos suficiente. 

Que nuestra vida actual, la gente que nos quiere, la gente que queremos, lo que hacemos, no vale la pena. Y que siempre tenemos que estar buscando algo mejor. Esto es peligroso. 

Cambiarlo exige conciencia. Prestar atención a cómo pensamos, especialmente en los momentos en que somos felices, para vivirlo intensamente. 

Debemos repasar qué es lo que nos hace dichosos una y otra vez, además, si va acompañado de terapias que nos ayudan a recuperar la calma y la tranquilidad, como lo es un masaje relajante, terapéutico o de reflexología, podremos estabilizarnos de una forma más rápida y efectiva. 

Lo anterior nos permitirá que fijemos en nuestro cerebro en esos puntos positivos. Hasta que consigamos que tenga, al menos, el mismo valor, que aquello que consideramos negativo. 

Les invito a que tomen la decisión de tomarse unos días en el Centro Maestro de Bienestar y que cuando se encuentren en alguna de nuestras terapias, cierren los ojos y piensen en aquello que les ha hecho feliz hoy, ayer, hace unos días, a largo de su vida. 

Es el principio del entrenamiento de una felicidad sana, y basada en la propia experiencia.