152 Centro Maestro de Bienestar::La lumbalgia de cada día

La lumbalgia de cada día

Sobrepeso, obesidad y sedentarismo podrían ser las principales causas mecánicas que provocan lumbalgia, ya que, entre otras estructuras del cuerpo, los músculos, articulaciones, ligamentos y huesos se atrofian al deformarse por falta de uso y al obligarlos a trabar de más con volúmenes excesivos en la economía humana.


Aunado a esto, es reducido el grupo de personas que desde temprana edad tiene el hábito de cuidar su postura corporal, con lo que no se tiene ninguna precaución al momento de levantar objetos pesados, ya sea por deporte o trabajo, al sentarse en una silla o mientras se descansa, por sólo mencionar algunas costumbres, iniciando así el desgaste de las vértebras lumbares.

De esta manera es común que cuando mamá o papá levantan al bebé de la cuna, o cuando alguien se agacha repentinamente al suelo para levantar el objeto que se cayó, las personas ya no pueden volver a incorporarse, quedando inmovilizadas por el dolor y con la urgencia de ser valoradas por algún médico traumatólogo ortopedista.

De acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social, el dolor en la zona baja de la espalda registró durante 2017 más de 300 mil consultas, siendo este padecimiento la segunda causa de consulta más frecuente en hospitales en la especialidad de Traumatología y Ortopedia, que además puede provocar incapacidad hasta por diez días.

Con frecuencia, las personas que constantemente se quejan de dolores en la zona baja de la espalda recurren a fármacos como los analgésicos, los cuales disipan —y hasta llegan a enmascarar la causa real del problema— pero a corto o mediano plazo generan una molestia adicional: súbitos dolores gastrointestinales.

Atención especializada. Una de las causas más comunes de la lumbalgia aguda es la distensión (que se estire demasiado de manera repentina o a voluntad) de un ligamento o de un músculo de la espalda. Al levantar algo pesado, torcerse o realizar un movimiento brusco, puede producir un estiramiento de los músculos o ligamentos o provocar desgarros microscópicos.

El grado de dolor por una distensión muscular lumbar puede variar de una molestia leve a un dolor fuerte e incapacitante, según el grado de la distensión y de los espasmos musculares lumbares provocados por la lesión. Las distensiones de la espalda con frecuencia se curan por sí solos, con la ayuda de alguna combinación de descanso, aplicación de hielo o de calor, antinflamatorios, estiramientos leves y progresivos y ejercicios para la parte inferior de la espalda.

Recupera tu vida en Centro Maestro de Bienestar, además de la diversa variedad de masajes terapéuticos y descontracturantes, también te consentiremos con infusiones que te relajarán desde el interior. ¿Qué esperas?