138 Centro Maestro de Bienestar::La hepatitis C tiene cura

La hepatitis C tiene cura

El cansancio crónico y los dolores de cabeza recurrentes podrían ser dos señales de alerta que estén indicando la presencia de hepatitis C en fases avanzadas, razón por la que urgiría practicarse una prueba rápida que permita detectar al virus, así como estudios clínicos que determinen el estado de salud del hígado.


Si este fuera tu caso y la prueba saliera positiva, ¿Sabrías qué hacer?

Con seguridad acudirías a tu centro de salud, en donde un médico hepatólogo evaluaría tu caso y te brindaría atención integral; es decir, al mismo tiempo en el que prescribiría el fármaco con el que en doce semanas podrías erradicar por completo al virus de la hepatitis C, también estaría atendiendo el daño que hay en el hígado.


Éste órgano podría no haber sufrido ningún grado de lesión, sin embargo, como no se detectó a tiempo al virus, ahora su textura se ha vuelto “tiesa”, dura, con algún grado de rigidez, lo que en la clínica se conoce como fibrosis, condición que es la antesala de la cirrosis o incluso del cáncer.


Esta podría ser la situación de los aproximadamente seiscientos mil mexicanos que viven con el virus de la hepatitis C, casos catastróficos que no deberían de existir si de manera previa las autoridades sanitarias hubieran implementado campañas que invitaran a toda la población a practicarse una prueba rápida de detección.


A través de las redes sociales y otros medios de comunicación, se informaría a los mexicanos que el sistema de salud hace una inversión promedio de cien pesos por cada prueba diagnóstica, que, en caso de salir positiva, se implicaría sufragar la cantidad de doscientos mil pesos para que, con una tableta al día durante doce semanas, el paciente quedara completamente restablecido.


Con este ritmo de detecciones oportunas, México estaría en posibilidad de alcanzar las metas establecidas por la Organización Mundial de la Salud, la cual busca erradicar por completo a la hepatitis C para el año 2030 y al mismo tiempo se estaría ahorrando la cantidad de un millón quinientos mil pesos por paciente con complicaciones de la enfermedad.


En consenso, las organizaciones civiles especializadas en el manejo de la hepatitis C, señalan que México tiene la capacidad, la infraestructura y las herramientas para lograr la erradicación de la hepatitis C como se hizo con la polio. Apuntan que para lograrlo se requieren planes que incluyan métodos de detección y la simplificación del modelo de atención.


Sin embargo, en el país sólo hay doce hospitales certificados para el manejo de esta infección, los cuales están distribuidos en nueve ciudades. En cada nosocomio hay sólo un especialista capacitado. Ésta es la infraestructura con la que se enfrenta problema de salud pública.