129 Centro Maestro de Bienestar::¿Cómo abordamos la depresión?

¿Cómo abordamos la depresión?

Vivir con depresión pareciera ser algo normal en estos tiempos. Nos acostumbramos a sobrevivir de esta forma. Nos colocamos a la defensiva y nos obsesionamos con nuestras emociones, sin ser conscientes de, hasta qué punto, nos encontramos atrapados por la negatividad y el pesimismo. 

Y sin darnos cuenta, nos convertimos en adictos a nuestros pensamientos recurrentes y a nuestro sufrimiento. La felicidad se nos antoja algo lejano, y llegamos a sabotear cualquier posibilidad de disfrutarla. Huimos de ella porque, de alguna forma, la depresión nos ha convencido que es un espejismo que no durará.

Llega un momento en que nos convencemos que no existe otra realidad. Sin percibir lo destructivo que está siendo para nuestra salud mental y física. No somos capaces de ver más allá de lo que nuestra progresiva rigidez mental nos deja ver. Cuando quienes nos quieren ayudar se acercan para hacerlo, actuamos defensivamente, incluso de forma agresiva.

Nos sentimos atacados e incomprendidos. Cuando esto ocurre, estamos tan vulnerables que, inconscientemente culpamos a quienes nos quieren ayudar de nuestra desdicha. Es nuestra propia depresión la que nos arrastra a una sensación de indefensión e impotencia, que termina creando una sensación de inevitabilidad que nos separa de cualquier posibilidad de superarla.

Esta es la vida que muchas personas con depresión, ocultan. Temen hacer público que la padecen porque no es algo que esté socialmente aceptado. Y se recibe habitualmente con escepticismo o incomprensión. En cierta forma seguimos pensando que quien la padece tiene la posibilidad de dejar de hacerlo “con fuerza de voluntad” o cualquier otra sandez que se nos pueda ocurrir. Pero no hay atajos.

Por ello, en el Centro Maestro de Bienestar, la reflexología podal tiene como objetivo:

  • Aliviar el cansancio y la fatiga, equilibrando el nivel energético, incrementando o reduciendo energía, para favorecer el sueño reparador, reduciendo el estrés.
  • Además, alivia el sufrimiento emocional, reduciendo la tensión muscular.

No mantengas una vida dividida. Una en la que parece que nos desenvolvemos con cierta normalidad, a costa de un enorme esfuerzo y cansancio. Mientras que nos hundimos totalmente y tenemos que aislarnos para poder recuperarnos.

Evita encerrarte en un círculo vicioso, vuelve a lo natural, nosotros te podemos ayudar.

¡Mejorando la calidad de vida de nuestros visitantes!