70 Centro Maestro de Bienestar::Vuelve a dormir

Vuelve a dormir

Cuatro de cada diez mexicanos tiene algún problema para dormir a plenitud durante la noche, hecho que repercute en su desempeño diario. Vuelve a lo natural y visita Centro Maestro de Bienestar, aquí te ayudaremos a reconciliar el sueño.


Especialistas explican que son variadas las causas que provocan los trastornos del dormir, entre las principales se encuentran estrés, sobrepeso y el consumo de substancias. La dinámica no es difícil de entender, ya que cada una tiene una incidencia directa para impedir que la persona logre relajarse para cursar todas las etapas del sueño durante la noche.


Uno de los ejemplos más comunes en nuestro país, es el de las personas que han sido rebasadas por sus compromisos financieros, las deudas son tantas o de tan altos montos, que espanta el sueño a cualquiera. Por otra parte, las personas con sobrepeso casi siempre tienen dificultad para respirar durante la noche, pues su masa corporal obstruye el ducto de ventilación que va de la nariz a los pulmones, por lo que escapa de “pequeñas asfixias” jalando aire por la boca, y produce el tan molesto ronquido. En el caso de las personas que abusan de bebidas estimulantes como alcohol o café, es común que su sangre esté tan intoxicada que al ser utilizada por el cerebro, provoque desajustes y que por lo tanto interrumpa funciones vitales como dormir.


Si bien es cierto que en Centro Maestro de Bienestar no vamos a poder ayudarle a nadie a pagar sus deudas, con lo que si contribuiremos es con los procesos de relajación para que al estar en paz con uno mismo, se tenga claridad y encuentre la salida. Por ejemplo: nuestro programa de tres días de internado incluye masajes de relajación, alimentación libre de sustancias estimulantes y desintoxicación orgánica, con lo que en dos noches las personas logran volver a descansar y tener un sueño reparador.


Pocas personas le dan al dormir el valor que tienen, ya que por lo general olvidamos que esta es una función básica para el organismo, ya que es sólo durante la noche cuando los órganos se restauran y si no dormimos, pues somos nosotros mismos quienes atentamos contra nuestra salud y en consecuencia acortamos la esperanza de vida.