113 Centro Maestro de Bienestar::Salud cardiovascular

Salud cardiovascular

(Psicocardiología y enfermedad coronaria) 

Puedes empezar justo ahora, seguro que te encuentras mucho mejor y tu corazón te lo agradece. La salud emocional es un pilar muy importante en el cuidado del sistema cardiovascular y si lo haces a conciencia tu corazón te lo agradecerá. 

Hace tiempo hablamos sobre la historia de nuestras emociones y cómo han ido evolucionando estas, pues bien, parece ser tiempo de que tomemos muy en cuenta a la psicocardiología, una especialidad de la medicina que se centra en las emociones relacionadas con la enfermedad coronaria. 

De entre sus objetivos están, no sólo en ofrecer apoyo emocional al paciente coronario, sino también en investigar y concienciar a la población de la importancia que tienen algunas emociones como factor de riesgo en la aparición y desarrollo de dichas enfermedades. Con lo cual persigue dos metas: 

1.- Apoyo emocional al paciente y su entorno 

2.- Impulso del cuidado de las emociones como medida de prevención 

En la última década, hemos escuchado sobre la importancia de mantener la salud física, todos sabemos que hacer deporte, comer sano, beber con moderación o no fumar, son conductas saludables. 

Sin embargo, si nos preguntamos, ¿qué debo hacer para cuidar mi salud emocional? ¿Cómo puedo estresarme menos?, son muy pocos los que sabrían responder. 

“Ya me relajaré cuando esté de vacaciones”, “si me tocara la lotería se terminarían mis problemas”, “si mi jefe fuera más tolerante, tendría menos estrés”…, respuestas que generalmente nos hacemos. Pero ninguna de ellas alude a lo que se puede hacer aquí y ahora, para estar mejor. 

Por lo que es necesario avocarnos en lo que son los “hábitos de vida saludable”, el cuidado de nuestras emociones, para que las puedas integrar en tu rutina, nuevas pautas que te ayuden a sentirte mejor cada día. Se recomienda:  

1.- TOMA LAS RIENDAS: tu salud (física y mental) es tu responsabilidad. Tú debes cuidarla y mantenerla tan bien como te sea posible. 

2.- RELATIVIZA: no todo tiene la misma importancia. Por ello no todo puede preocuparte o agobiarte en la misma intensidad. 

3.- DISFRUTA: detecta los momentos positivos que hay en tu día a día y disfrútalos. Haz un esfuerzo por deleitarte con ellos para sacarles el máximo partido. 

4.- DESCANSA: descansar significa “parar para reponer fuerzas”. Si no repones la energía que consumes, se terminará agotando. Busca momentos de paz y diversión que te ayuden a recargar las pilas. 

5.- PIENSA EN LOS BENEFICIOS DE CUIDARTE: aunque al principio te de pereza, cuidarte es algo positivo que te aportará muchas ventajas. Concéntrate en ellas para estar motivado y convertirlo en un hábito agradable. 

Pero es necesario aclarar que, en cualquier caso, la ayuda de expertos será indispensable para lograr ese óptimo grado de salud física y mental que necesitas, por ello, te invitamos al Centro Maestro de Bienestar, en donde expertos te asistirán, para que logres el equilibrio entre salud mental y física que todo maestro y trabajador de la educación necesita. 

Atrévete a tomar un masaje relajante, un masaje terapéutico o uno con piedras calientes, todos ellos tienen el común denominador que permiten combatir el estrés.