93 Centro Maestro de Bienestar::La importancia de la perspectiva

La importancia de la perspectiva


La vertiginosa manera en la que vivimos, a veces nos hace sentir insatisfechos de lo que vemos, sumado a que no nos gusta lo que estamos haciendo, con quien estamos o el tiempo que le estamos dedicando.  

Algunos psicólogos les llaman, momentos de consciencia “a la fuerza”, los cuales generalmente nos golpean en la cara y suelen hacernos sentir profundamente infelices. 

Y sin darnos cuenta de manera inmediata, sentimos estar dejando que la vida se vaya entre las manos, sin realmente vivirla, sin aprovecharla.  

Pero además, parece estar profundamente condicionada por nuestros mayores enemigos, los juicios y las expectativas, porque acostumbramos a juzgar un mal momento y teñir el resto de nuestra existencia, verla con gafas negras, reinterpretándolo a través de ellas, con las expectativas de lo que debería haber sido y no fue. 

Nos desenvolvemos entrelazados con la insatisfacción, lo que no nos permite observar nuestra vida con perspectiva, solemos ser duros consigo mismos. Pensamos que lo que hemos hecho hasta ahora, no vale la pena y metemos todo en un mismo saco de desesperanza y tristeza. 

En este sentido, los psicólogos dicen que esto es provocado por la falta de consciencia del momento, del presente. No saber en dónde estamos, cómo nos sentimos, eso nos lleva a ese estado 

Los expertos mencionan que por ello es importante, sustituir las expectativas por la perspectiva y los juicios por la compasión. 

De allí que Betty Edwards, reconocida investigadora de la Universidad Estatal de California, Long Beach, menciona que uno de los primeros pasos del proceso de resolver un problema, es examinar los factores relevantes y colocar las cosas en perspectiva.  

Esto requiere la capacidad de ver las varias partes del problema de la forma para el cual ellas realmente se relacionan entre sí, de percibir su verdadera importancia relativa, es decir, contemplar el mundo desde un ojo único que abarca todo el panorama, sin centrarnos en un solo punto que sólo ensombrece nuestro entorno.