90 Centro Maestro de Bienestar::La construcción de la confianza

La construcción de la confianza


De acuerdo a la Real Academia de la Lengua Española, la confianza es tanto la esperanza firme que se tiene de alguien o algo, como la seguridad que alguien tiene en sí mismo. 

México ha sido puesto a prueba una vez más, sobre todo en un momento, donde la confianza parecía ser un valor en decadencia, claro, si tomamos en cuenta os de política-ficción, de realitys, de información manipulada y de pos-verdad, pues para muchos es un verdadero deporte de riesgo. 

Pero esto no deja de ser una fotografía de un concepto que está sujeto a un desarrollo psicológico y emocional. Que se construye desde la infancia y que se va consolidando a medida que maduramos. Al menos esta es la teoría. 

La confianza es una estructura maleable, modificable, es un momento de la vida, con muchas interpretaciones diferentes.  

Podemos argumentar que así es la vida. Que las personas no son siempre de fiar, que mejor anticipar que no nos van a apoyar ... consiguiendo así que vivamos en una eterna duda, inmovilidad o paranoia. 

Lo anterior nos lleva a establecer que, para enseñar confianza, debemos dar confianza. Que es algo que se educa y se aprende con el ejemplo. Y que construye la autoestima y la autoconfianza del niño y eventual adulto.  

Es por ello que, para la mente de los niños, la experiencia repetida de confiabilidad hacia nuestros padres y la imprescindible derivación hacia su confianza en nosotros es imprescindible, para un bienestar emocional consistente, y es aquí, en estos momentos, cuando estas acciones, debe ser reforzadas.  

Según Erik Erikson, eminente psicólogo evolutivo, el desarrollo de la confianza en los padres es un ladrillo básico en la construcción de la auto-estima e identidad del niño y futuro adulto. Con ella llega un sentido de seguridad y esperanza por el futuro. Sin ella el niño o la niña desarrollarán duda, sospechas y desesperanza. 

Con base en lo anterior está claro que la confianza en uno mismo se construye desde pequeño y que su consistencia descansa mucho en el modelo educativo que tengamos en familia.