24 Centro Maestro de Bienestar::Activación en el deporte

Activación en el deporte

Podría parecer chiste, pero un alto porcentaje de adultos practican el ‘sedentarismo extremo’; vuelve a lo esencial en el Centro Maestro de Bienestar.

El pretexto más común para no hacer ejercicio suele ser, ‘no tengo tiempo’; y se eres aficionado a las estadísticas, podríamos decirte que durante nuestras vidas, pasamos siete años en el baño y cinco años haciendo filas para comer algo, sólo por ser sarcásticos a tal expresión, sin tomar en cuenta las horas y los minutos que dedicamos a nuestros trabajos o a estar sentados.

No es saludable confundir comodidad con inmovilidad, como dejar el auto lo más cerca posible de nuestro destino, o que tal, evitar las escaleras hasta en el transporte público, ¿se vieron reflejados?

Nuestro cuerpo está diseñado para estar en movimiento, y de hecho se puede usar energía para ganar energía, deshacernos de la que consumimos durante el día a través de los alimentos, haciendo mofa también al mal llamado ‘músculo dormido’.

La estimulación regular de todo el cuerpo por medio del ejercicio produce mayor fuerza y resistencia, así como otras características propias de un buen estado de salud.

El ejercicio debe ser gradual, nunca llevar a cabo una carga excesiva desde el principio, es decir, ser específico, responderse a uno mismo, ¿cuál es el objetivo que se persigue?, perder peso o desarrollar el tono muscular, por mencionar algunos.

Una vez que se haya tenido el objetivo, se debe pasar a la carga, ya que el ejercicio debe tener cierto grado de intensidad para que produzca efectos en el organismo, y llevarlo a cabo de tres a cinco veces a la semana para que surta efectos.

Caminar, utilizar las escaleras, saltar la cuerda, son actividades, que si son constantes en nuestro día a día, podrían tener una efecto benéfico en nuestra salud, pero siempre realizados con cierta intensidad, la cual nos permita gastar la energía adquirida durante un día y recuperarla de forma saludable.

Recuerda que nuestro cuerpo es nuestra casa, y así como gastamos y dedicamos tiempo y dinero a nuestros autos, deberíamos considerarlo con nosotros mismo, la salud no es un gasto, es una inversión.